Portada Hablan Por La Espalda - Vvo Montevideo

Hablan Por La Espalda en Sala Camacuá

octubre 18, 2017

Hablan Por La Espalda tocó el pasado 7 de Octubre en la Sala Camacuá. Presentaron temas de Sudor, su primer disco en vivo, así como temas nuevos.

FOTO: NAthalie Arditti y Carlos Iglesias

TEXTO: Nathalie Arditti

La velada arrancó puntual, temprano, con “Puede ser”, seguida de “Cabeza de moto”, “La procesión” y “Ojos de luna”. Para los que seguimos la banda, fue un show un poco distinto, en sala, con butacas, veteranos y niños.

Uno de los pros de la sala fue la iluminación (quien escribe y retrata, agradecida). El gran contra, la distancia percibida con el público. Digo percibida porque a Fermín Solana (frontman) poco le importa que lo estén viendo los que siguen a la banda siempre, abuelos o niños, el tipo se adueña del escenario e interactúa con el público de la misma manera. Hablan Por La Espalda es transparente. Fermín saca demonios de ancianos, saluda a niños, y después la banda pide cerveza a algún poder superior.

Al cabo de un rato, como bien dice la canción: el sonido te empieza a pegar. Te das cuenta que estás en un toque de Hablan, y de que es en una sala, pero las luces son de otro mundo. A la banda no le importa nada, ellos se gozan en el escenario. Dan todo. Hablan te pega en la cara, provoca, transporta a los presentes a otra dimensión, en donde te envuelve el sonido y no importa más nada. Estén en un teatro o en un antro, hacen lo que se supone que toda buena banda debería hacer.

La banda invitó a Matías Singer (Matías Cantante, Los Nuevos Creyentes) al escenario a tocar la balada “Hay una chica en mi camino” (cover de Leo Dan), tema que grabaron con Juan Wauters, que formará parte de su próximo EP de versiones en vinilo.

No podían faltar los clásicos del disco Macumba: “Colgado de Aleta”, “Calor en el pecho”, “El embrujo”, así como joyitas de estreno.

Próximo al cierre, en los casi 10 minutos de “Macumba”, la tribu se prepara para hacer el sacrificio. Envuelto en el sonido, el público se levanta (al fin) y empieza a mover el cuerpo. La progresión de tambores y voces invitan a la audiencia a unirse al ritual. Siguieron: El Pecado (del disco homónimo Hablan Por La Espalda) e Himno del incendio (del disco Sangre).

Luego del show, la fiesta siguió en Bluzz Bar.

Ver todas las fotos de Hablan Por La Espalda en Sala Camacuá

Dejar un comentario